Jump to content

[Historias] La cuna de la serpiente. Capítulo 1. Surtr


Recommended Posts

SurtrENG.jpg

El cáliz de la adivinación permaneció en silencio, y Surtr, que trataba de escuchar al menos un fragmento del mensaje en el murmullo de las brasas, solo suspiró profundamente. En los últimos días, le habían estado atormentando dolorosos sueños sobre los tiempos en los que todavía era un niño débil e indefenso. Una y otra vez, Surtr se despertaba inquieto y hoy se dirigió al santuario secreto para hablar con el fuego — pero no respondió.

Sin ánimo de perturbar al fuego más de lo debido, el adorador del fuego abandonó la cueva y se subió a su vehículo para dirigirse al campamento. Surtr esperaba encontrar consuelo al menos en el rugido del viento, que luchaba en vano contra su velocidad, pero la ansiedad aumentó.

Solo disminuyó al llegar al campamento, cuando en lugar de piedras quemadas por el sol abrasador, Surtr estuvo rodeado de tiendas decoradas con huesos, pintadas con colores rojo y naranja.

El fuego y el espíritu, unidos entre sí, crean nuevas almas.

Un amigo salió de inmediato al encuentro de Surtr. Deslizando una tensa mirada sobre el rostro del adorador del fuego, dijo brevemente:

— El Anciano ha llegado del pueblo, hermano. Quiere verte.

Surtr, lejos de la diplomacia y los asuntos terrenales, rara vez era perturbado por personas importantes, especialmente por los mensajeros de la propia Odegon.

— …Ya voy.

Alcanzó apresuradamente la gran tienda que se elevaba en el centro del campamento como un pico afilado, Surtr cogió el toldo bordado y entró en una pequeña habitación plagada de incienso. El Anciano — un hombre alto con una larga trenza se volvió hacia él.

— Siéntate, Surtr. Tengo una importante misión para ti.

Tras tomar asiento sobre una alfombra lisa junto al Anciano, Surtr, según la costumbre, acercó momentáneamente sus manos al fuego del hogar. Entonces el mensajero volvió a hablar:

— Los mensajeros, que entregaron a Odegon las inquietantes noticias, han llegado del pueblo. Junto con ellos ha enviado un sello de consentimiento y ha dado la orden. Debes acompañarlos hasta nuestros fieles y advertirles de las dificultades que les esperan.

— ¿Dificultades? ¿Se acerca una guerra?

— No, Surtr, pero tal vez algo mucho más aterrador. Habla con los mensajeros e intenta volverte su amigo tanto como sea posible. El conocimiento que poseen… nunca se sabe cuándo nos puede ser útil.

— Haré todo lo posible por los hijos del fuego, pero… ¿por qué yo? No soy muy buen negociador...

Los labios del Anciano dejaron entrever una leve sonrisa.

— Ya lo descubrirás. Ve, pues.

Surtr abandonó la tienda sumido en sus pensamientos y, sin querer posponer la reunión, fue hasta el aparcamiento, con la esperanza de reflexionar sobre lo que acababa de ocurrir. El adorador del fuego no podía entender por qué la propia Odegon lo había elegido a él para una tarea tan importante… pero todas las preguntas desaparecieron cuando se encontró con los propios mensajeros.

En el momento en que Surtr vio su armadura, su corazón tembló de alegría.

Juro que siempre seréis mis hermanos.

Sin contener el impulso, se echó a reír y levantó la palma de su mano en un feliz saludo.


    ¡Debate sobre ello aquí!

    Facebook.jpgVK.jpgtwt.jpgInstagramm.jpg

     

    Link to comment
    Share on other sites

    Guest
    This topic is now closed to further replies.
     Share

    • Recently Browsing   0 members

      No registered users viewing this page.

    ×
    ×
    • Create New...