Jump to content

[Historias] La cuna de la serpiente. Capítulo 2. Tachyon


Recommended Posts

TachyonENG.jpg

La iluminada pista de carreras llamó la atención de Tachyon. El Hijo del Amanecer observaba cómo una copia del vehículo controlada por radio avanzaba rápidamente, superando obstáculos, e intentó sacar de su cabeza las palabras de su mentor — sin éxito.

“No te avergüences del tiempo que pasas descansando — incluso una mente brillante necesita ser reiniciada. Cada segundo de tranquilidad puede llevarte a un descubrimiento que antes parecía impensable.”

Con una sonrisa, Tachyon se alejó del muro de separación transparente y abandonó el antiguo área de pruebas que ahora sirve a los Hijos del Amanecer como una plataforma de entretenimiento en donde pueden detonar muestras de prueba de forma maravillosa. ¿Qué diría su mentor, quien ya hace mucho que había perdido la cabeza, al enterarse de que su mejor alumno se había quedado absorto soñando con un vehículo perfecto?

Incluso podría ser domesticado, adaptado a las necesidades, pero el cuerpo humano, que se colapsa bajo la influencia de cargas eléctricas, no se puede modificar. Por ahora.

Inmerso en sus pensamientos, Tachyon no se dio cuenta de inmediato de los científicos que lo saludaban. Claramente se dirigían al bar e invitaron a ir con ellos a otros Hijos del Amanecer. Por un momento, se preguntó qué hacer — ¿seguirlos o regresar a su propio compartimento para ahogarse en planos, y por enésima vez tratar de modificar el compartimento del fluido que reduce las cargas eléctricas.

— Al infierno, — murmuró Tachyon por lo bajo.

Si no se permitía ahora desahogarse, se iba a volver loco. ¿Quién podría haber sabido que solo una semana de vacaciones forzadas — maldito trauma, malditos asaltantes — le harían pasar de ser un brillante mensajero de los Hijos del Amanecer a uno obsesivo?

Al ver a su amiga haciéndole gestos, señalando en dirección a la barra, Tachyon sonrió y asintió de forma teatral. Después de todo, todavía es humano.

— ... Apenas lo has tocado. ¿Es por la herida? — le preguntó una compañera compasivamente, a la vez que señalaba con la cabeza hacia el único vaso de líquido anaranjado que había estado parado delante de Tachyon esa noche. Un estimulante de cafeína diseñado especialmente (el alcohol no era muy bien recibido entre los Hijos del Amanecer, aunque aquí se había servido).

— Se podría decir eso, — respondió el mensajero rápidamente, sonriendo de forma despreocupada. Desde su infancia, Tachyon sabía sobre el inexplicable y relajante magnetismo de su sonrisa y lo usaba de forma descarada en el refugio. — ¿Cómo puedo permitirme quedarme más tiempo del habitual?

La bióloga al otro lado de la mesa le sonrió con más timidez de lo habitual, y Tachyon recuperó el ánimo. Quizás...

— Tu razonamiento es correcto, — una voz familiar salió de algún lugar por encima de él.

Los ojos de Tachyon se encontraron con un especialista en seguridad interna.

— Levántate y toma el control. El Mensajero de los Lobos Esteparios ha llegado. Parece que tienes que quedarte con él en los Adoradores del Fuego.

Por un momento, el mundo alrededor de Tachyon se distorsionó, y se sintió como si de nuevo estuviera en la cabina del “Nova”, sintió su áspero volante bajo sus dedos.

— No haré esperar a la dirección, — el mensajero que acababa de recibir la tan esperada tarea, sonrió a sus compañeros y se levantó de la mesa.

Tachyon ni siquiera se dio cuenta de que la herida en su hombro había dejado de doler.


    ¡Debate sobre ello aquí!

    Facebook.jpgVK.jpgtwt.jpgInstagramm.jpg

     

    Link to comment
    Share on other sites

    Guest
    This topic is now closed to further replies.
     Share

    • Recently Browsing   0 members

      No registered users viewing this page.

    ×
    ×
    • Create New...