Jump to content

[Historias] El camino. Segunda parte


Recommended Posts

TheWay7lvlENG.jpg

La vida en la carretera solo es hermosa sobre el papel. O cuando no tienes nada de qué preocuparte. Cuando cruzas Wasteland en un vehículo blindado, el cambio de día a noche afuera de la ventana es seguido por pensamientos constantes sobre el ataque de los asaltantes o sobre si tienes suficiente combustible para llegar a la siguiente aldea. Aún se pueden encontrar gasolineras, por supuesto. Pero estos no son más que monumentos de aquella época. Lo que quedaba allí ya se ha bombeado, y el nuevo material no se entrega a las estaciones de servicio. ¿Y si no quieren venderte nada en el próximo asentamiento?

El vehículo blindado de Troy se detuvo en lo que una vez fue una puerta después del atardecer. Una imagen familiar apareció ante sus ojos: casas destruidas, contenedores rotos, gente trabajando en completo silencio. La experiencia adquirida la última vez le obligó a apagar el motor y salir de la cabina con las manos en alto. Lo principal era no asustarlos.

Después de pararse cerca de la cabina durante aproximadamente un minuto y darse cuenta de que nadie lo iba a inspeccionar, bajó los brazos y se dirigió hacia el grupo de personas más cercano que estaban retirando los escombros de un edificio de ladrillos.

Sin decir ni una palabra, cogió el trozo de ladrillo más cercano y lo arrojó hacia un lado. Simplemente le echaron una mirada rápida de evaluación, como si trataran de averiguar si se fatigaría. Entonces, en completo silencio, trabajaron durante varias horas más, hasta que se escuchó un estruendo metálico detrás de ellos. Una jarra de agua, acompañada de varios pasteles grandes, uno para cada trabajador, significaba que había llegado la hora de cenar y se acababa el trabajo por hoy.

No se sorprendió cuando le dieron una palmada en el hombro y le pidieron que se sentara a su lado y compartiera la comida. Una vez se había sentado en el suelo, empezó con frenesí a arrancar trozos de masa dura horneada en las paredes de un brasero especial. Se pasó un balde lleno de agua en círculo entre los trabajadores. Hablaron con Troy tan pronto como tomó el primer sorbo.

— ¿Por qué estás aquí? - la voz pertenecía a un hombre de unos 50 años, sentado directamente frente a Troy. Le habría preguntado antes, pero simplemente no quería distraerlo del trabajo.

— Gasolina, agua, chatarra para algunas reparaciones menores. - Troy no miró a los ojos al interlocutor. En cambio, miró los granos de arena a sus pies, tratando de evaluar el estado de ánimo de los que estaban sentados a su lado con su visión periférica.

— Como puedes ver, nuestras condiciones no son muy adecuadas para comerciar ahora. - Sólo la entonación decía lo contrario. De hecho, estaba preguntando, “¿Cuánto estás dispuesto a pagar por esto?”. Troy no se sorprendería si le dijeran cuántos botes le darían a cambio de su vehículo blindado.

— No voy a comerciar con vosotros. Creo que me lo daréis gratis.

Los que estaban sentados cerca se tensaron. Se podía escuchar cómo levantaban las piernas, preparándose para lanzarse contra el insolente con un solo movimiento de la mano del interlocutor.

— ¿Por qué piensas eso? ¿Por qué nos ayudaste a mover un par de ladrillos? Eso es una deb… - había una rabia hirviente en su voz, que indicaba que era más un comerciante que un diplomático, pero su diatriba fue interrumpida por una tranquila frase de Troy:

— Porque estoy yendo tras Él. - la frase sonó más pretenciosa de lo que había esperado. Incluso afloraron algunos recuerdos de la infancia sobre cuentos de hadas y valientes héroes. Sus interlocutores se reirán y empezarán a burlarse del autoproclamado héroe. Pero reinaba el silencio. Todos trataban de digerir lo que habían escuchado. No había ni la sombra de una sonrisa en sus rostros. Y nadie tenía dudas sobre de quién estaba hablando. Aquí, como en toda aldea en ruinas, últimamente se había repetido el mismo escenario: noche, forastero, faro, ruinas. 

La palanca de cambios pateó con tanta fuerza que Troy apenas pudo mantenerla en posición. La mano izquierda parecía girar el volante caóticamente, pero en realidad estaba tratando de conducir el vehículo entre las rocas esparcidas por aquí. Cuando se sale uno de la carretera en Wasteland, incluso el terreno se levanta en tu contra. Ante ti hay piedras, escombros, pozos, minas y detrás… ¡No sabrás lo que hay detrás de ti! Después de todo, las nubes de polvo y arena oscurecen toda la vista, y el único espejo del lado derecho se sacude como la cabeza de un muñeco de juguete en el tablero.

En el asiento del pasajero, clavado a la destartalada carcasa con trozos de alambre, había un mapa, en el que el destino estaba cuidadosamente marcado con un círculo, y un extraño conjunto de símbolos estaba casi rayado justo debajo: VUE23NP240W. Sea lo que sea que signifique. Había muchos caminos que llevaban a este lugar, pero el más corto era la Ruta 66. Y para entrar había que atravesar una zona desierta entre varias rocas.

Las balas se estrellaron contra las placas de blindaje con un sonido metálico, se arrugaron y rebotaron hacia los lados. No sabía cuántos eran, pero ciertamente no menos de tres. Aparecían periódicamente en el espejo danzante y nuevamente desaparecían en algún lugar detrás, pero el deseo de mirar por la ventana y contarlos de alguna manera no surgió. Troy se estaría engañando a sí mismo al afirmar que no sabe lo que está pasando. Los asaltantes vieron a un vehículo blindado solitario y decidieron darse un festín con repuestos y todo lo que encuentren en la cabina. Especialmente si sus hallazgos se pueden instalar en sus vehículos blindados — y el resto se puede cocinar por la noche en un brasero grande. Pero todo lo que le quedaba a nuestro héroe era pisar el acelerador, conducir con la mayor precisión posible y no dejar que la marcha cambie de forma independiente. Y allí, al haber ya salido a la pista, se podrá comprobar quién es más rápido.

Tal vez fue el hecho de que empezaba a separarse de sus perseguidores, quizás fue la proximidad de la sección de asfalto, o quizás fue la inexperiencia, lo que impidió que Troy notara el punto de rápido crecimiento en la parte delantera derecha. Definitivamente avanzaba en línea recta y aumentaba de tamaño cada segundo. Las placas de metal en lugares de abrasiones ya empezaban a brillar al sol. Y ahora empezaban a adivinarse los contornos angulares. Se rumoreaba que los asaltantes tenían vehículos blindados especiales diseñados de tal forma que levantaban a su oponente y volcaban su vehículo. Para ello, utilizaban todos los materiales a mano y colocaban divisores y cuchillas en el morro del vehículo. Pero pocos podían hablar de ellos con más detalle, ya que un encuentro con ellos en Wasteland generalmente terminaba trágicamente.

¿Podría Troy haberlo esquivado si hubiera detectado la amenaza antes? Tal vez. Pero lo vio, cuando ya la extraña máscara del conductor se veía a través del hueco entre las placas de blindaje del vehículo blindado que se precipitaba contra él.

El golpe lo golpeó exactamente en la parte trasera del lateral derecho — con tanta fuerza que el vehículo fue lanzado por los aires y giró en ángulo con respecto a su eje. Troy se golpeó la cabeza contra la barra de la puerta. Sus ojos se oscurecieron inmediatamente y sus manos colgaron impotentes en el aire, sin siquiera tratar de agarrarse a algo. El cinturón de seguridad, orgullo de este vehículo blindado, fue el único motivo por el que el conductor seguía con vida cuando el vehículo, tras haber dado varias vueltas, aterrizó sobre el techo.

Todo flotaba frente a sus ojos, su cabeza zumbaba por el golpe por lo que no podía ni siquiera levantar sus manos, que yacían sobre el metal caliente del techo. Una luz brillante se abrió paso a través del velo de la mirada y la rejilla de la ventana delantera, y se adivinó algo de movimiento entre los rayos cegadores.

— “Mei…” - susurró Troy.

Pero el velo retrocedió, mientras que la conciencia volvía a la realidad. El movimiento no fue más que los pies del asaltante que se acercaban. Y se detuvieron justo al lado del vehículo blindado. ¿Hace falta decir qué tipo de zapatos llevaba?


¡Debate sobre ello aquí!

Facebook.jpg VK.jpg twt.jpg Instagramm.jpg

 

Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...