Jump to content

[Historias] El Sindicato. El Dragón sigue el camino (Tercera parte)


Recommended Posts

SyndENG.jpg

Puedes encontrar la segunda parte de la historia aquí .

La Espada Celestial, el teniente más joven del Sindicato, se encontraba de espaldas a una enorme pantalla digital con un mapa del Valle y los alrededores de Wasteland. El aire cargado de electricidad en el cuartel general principal de los “Dragones” zumbaba levemente. Los fríos reflejos azules del cartel de neón recorrían las paredes, subiendo hasta el piso treinta y uno. Una baliza de búsqueda parpadeaba en el mapa detrás del comandante – en algún lugar entre Costa perdida y el desierto sin nombre.

– No se ha movido desde hace siete horas y veintitrés minutos, - informó Nobuko, el centro de información viviente del Puesto de Avanzada. Los ancianos fomentaron su obsesión por analizar datos y recopilar estadísticas y hechos. – Este es el cuadrante E6. Ya he calculado las coordenadas y he trazado la ruta.

El agente Ichiro miró brevemente la pantalla. Congelado en una media reverencia silenciosa, esperaba a que el teniente se dirigiera a él.

– “Ichiro,” dijo la Espada Celestial. – ¿Qué tan rápido puedes llegar allí?

– Con nuestros motores, puedo llegar en cuatro horas. Sin parar, claro. Pero ya sabe, Comandante, yo nunca me detengo, – Ichiro inclinó la cabeza aún más.

– Es cierto, – asintió el teniente. – Vas a ir hasta allí ahora mismo. No dejes que el objetivo desaparezca del radar, y el resto preparará una emboscada. Pero debes proceder con cautela, no descarto la posibilidad de que quieran desviarnos del camino. Aunque el anciano entregó este laboratorio en las minas, de inmediato advirtió al verdadero Lloyd.

Ichiro recordó en detalle la operación bajo la base destruida de los Ravagers. Entonces, junto con técnicos, exploradores y otros agentes del Sindicato, descendió a un siniestro abismo con una tarea casi desesperada – encontrar rastros de presencia humana en un laberinto de sordos. En lo más profundo de las monstruosas minas, encontraron los restos de cientos de vehículos blindados oxidados - ¿quién hubiera pensado que había un pasaje secreto escondido en este cementerio?

– Hemos llegado demasiado tarde, – asintió el teniente, como si hubiera leído los pensamientos del agente. – Lloyd escapó, llevándose o destruyendo los desarrollos más valiosos. Y como pequeño obsequio, nos ha dejado un holograma burlón de Caligari.

Al escuchar el nombre del granuja que se interponía en el camino del clan, Ichiro apretó los puños con fuerza. Fue como si una burbuja de ira concentrada estallara en el pecho del soldado.

– ¡Ese hombre del circo loco! – soltó. – Teniente, permítame responder al insulto. Seguiré a ese bastardo hasta el fin del mundo y le mostraré cómo terminan los juegos con el Dragón.

– Nos ocuparemos de Caligari más tarde – respondió la Espada Celestial. – Los trucos de nadie deberían molestar al Sindicato ni por un segundo hasta que nos hagamos con el núcleo. ¿Por qué debería recordarte esto? Tenemos mucho menos tiempo del que pensaba. Nobuko, lee las conclusiones del informe de investigación del laboratorio de Lloyd.

Nobuko parpadeó, activando el módulo neuro-óptico, del cual no se separaba ni siquiera mientras dormía.

– “Con base a los materiales obtenidos, se debe concluir que el impacto de la tecnología inhibe las funciones superiores del cerebro humano responsables de la percepción mental de la realidad. Los trastornos cognitivos, la amnesia, la ruptura de los procesos de pensamiento y las reacciones emocionales están lejos de ser una lista completa de estos efectos destructivos”, – citó con voz apasionada. – “El estudio de los prototipos que se han encontrado demuestra la existencia de modelos mejorados de los Ravagers equipados con armas de plasma, escudos antibalas y motores a reacción que permiten que los dispositivos se muevan por cualquier tipo de terreno”.

– Es suficiente, – el teniente frunció el ceño. –  Lloyd no es tonto; si ha vuelto a la guarida, entonces había una razón para ello. Debemos evitar que ejecute sus planes. ¿Qué es exactamente lo que tiene en mente? Averígualo, Ichiro.

El leal agente del Sindicato volvió a inclinarse. Salió al vestíbulo del ascensor y bajó en una cabina de cristal. En el nivel del duodécimo piso, el ascensor pasaba cerca de la vía del monorraíl – un tren la recorría con un rugido salvaje, esculpiendo cascadas de chispas saltarinas. Ichiro sonrió bajo la máscara y puso en marcha el motor de su vehículo blindado, esta era solo una de las habilidades del implante incrustado en su cerebro. Por delante quedaban cuatro horas de una loca carrera todoterreno – ¿qué podría ser mejor para el corredor y su vehículo?

En el camino, Ichiro estaba rastreando la baliza en una pantalla portátil. Seguía flotando en un punto, aunque, a juzgar por la información de los sensores, el sujeto de vigilancia aún no se había deshecho del módulo de seguimiento. Al salir del laboratorio en las minas, los técnicos del Sindicato colocaron un par de trampas en la entrada junto a algunas cosas que Lloyd había arrojado – hace unos días, una de ellas dio una señal. Eso significa que alguien se abrió paso a través de los depósitos de maquinaria muerta y enganchó un “bicho”...

Al final de la cuarta hora, Ichiro llegó a las viejas canteras de arena al noroeste del Valle. Después de lanzar el dron, se reclinó en el asiento: gracias a las funciones de aumento, la imagen de las cámaras se transmitía a la retina. El agente levantó el dispositivo muy por encima del desolado paisaje, escaneando cascos de cargadores oxidados y ruinas de grúas torre. Y al otro lado de la cantera vio una estructura extraña para este paisaje.

– Comandante, estoy en el lugar. Veo un par de docenas de camiones enganchados. Rediseñados a partir de fuselajes de aviones obsoletos. Hay depósitos de combustible, torres, paneles solares... ¡Increíble, es una ciudad móvil!

Ichiro dirigió el módulo hacia el asentamiento para sacar una fotografía desde arriba. Pero en cuanto el dron se acercó a los camiones, un destello brilló de repente - el dispositivo vibró y explotó con un fuerte estruendo. El agente se quedó cegado por un segundo, pero logró guardar una copia de seguridad de los datos. Sacudiendo la cabeza, abrió la puerta del vehículo blindado.

– Teniente, el objetivo está dentro de la ciudad. Sea quien sea, cuenta con una unidad de defensa aérea. Daré un paseo y veré qué pasa. Todos los demás participantes en la operación – no deben interferir sin una señal.

Ichiro volvió a inspeccionar los camiones con binoculares infrarrojos, observando las fuentes de radiación y evaluando con curiosidad los detalles. La ciudad no parecía una simple caravana. Era más bien como una “isla” autónoma hecha de aluminio y kevlar. Las cápsulas sin alas de cruceros y los aviones de combate estaban “asentados” sobre orugas y ruedas de camión – parecía tanto ingenioso como absurdo. Las bocas de las ametralladoras sobresalían de los techos de las construcciones móviles – no habría sido fácil arrebatar la “isla” en un asalto.

– Vamos, muéstrame tu punto débil, – murmuró Ichiro, aferrándose a sus binoculares.

Unos minutos después, el agente sonrió misteriosamente.

– Eso pensaba... El dragón sabe buscar.


¡Debate sobre ello aquí!

Link to post
Share on other sites
  • Shakku changed the title to [Historias] El Sindicato. El Dragón sigue el camino (Tercera parte)
Guest
This topic is now closed to further replies.
  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...